+51 084 225211

NOTICIAS

ARZOBISPO DEL CUSCO: LAS MAMÁS REPRESENTAN EL AMOR DE DIOS EN LAS FAMILIAS

Arquidiócesis
10 Mayo,2020
01:53:42 PM

Hermanos y hermanas con gran alegría estamos reunidos esta mañana para celebrar está Santa Misa del Quinto Domingo del Tiempo de Pascua.

 

No olvidemos que Jesús resucitado vive con nosotros, cada domingo nos reúne en su casa para darnos el alimento espiritual de su Palabra,  y  compartir su cuerpo como alimento de vida eterna.  Jesús nos acompaña pero no está solo, al lado de Jesús siempre estará su madre, Jesús y María son inseparables, donde está Jesús está también su madre María y por eso la Iglesia  es la presencia de Cristo, tiene una madre y de una manera especial en este domingo vamos a honrarla en primer lugar a ella,  porque hoy es el Día de la Madre segundo domingo del mes de mayo y a María darle gracias por habernos regalado a su hijo,  por haber traído a Jesús a este mundo,  por haberle dado todo el amor de una madre, de un hogar, de una familia  y haber formado a Jesús preparándolo para la misión que el Padre celestial le había confiado; ella no solo entregó su vida en el hogar humilde de Nazaret sino que también se convirtió en discípula acompañante de Jesús, a escuchar su Palabra, y perseveró hasta el momento de la entrega de Jesús en la cruz, al pie de la cruz estaba su madre  y cuando Jesús resucita por supuesto que a la primera que se alegraba de la resurrección de su hijo fue María y aunque no lo digan las escrituras, lo sabemos, porque el amor de un hijo hacia su madre, está por encima de todas las cosas, y seguro que antes que a María Magdalena, Jesús fue a buscar a su madre para compartirle la alegría de su resurrección gloriosa, por eso la Iglesia Pascual que somos todos nosotros tenemos una madre. En este Día de la Madre le saludamos a ella, le abrazamos, nos ponemos bajo su manto, para que ella siga acompañándonos y orientándonos en el verdadero camino de hijos de Dios e hijos de la Iglesia.

 

Hoy también quiero dar un saludo muy cariñoso a todas las madres,  queridas mamitas, a todas y cada una de ustedes las queremos tener presentes en este momento en nuestra memoria,  y en nuestro corazón, nuestra oraciones por cada una de ustedes, mamás jóvenes que recién empiezan esta experiencia,   mamás que ya están en el camino de la experiencia educando y formando a sus hijos,  y mamás en la edad madura en la tercera edad las mamás que ya son ancianas y tienen el peso de los años y la sabiduría de la vida,  a todas las mamás que están en todas las áreas de la sociedad las madres de la ciudad, las madres del campo,  las madres  vendedoras, las madres valientes que muchas veces solteras con un hijo han continuado su camino entregando toda su vida para el bien de sus hijos, por las madres campesinas las que están en los lugares más apartados, por las mamás que están en las zonas más alejadas y abandonadas de nuestra sociedad donde de repente hoy ni sabrán que es el Día de la Madre,  toda madre sea en la condición en la que se encuentre tiene un valor muy grande,  por ellas elevamos nuestra oración en esta Santa Misa le rendimos nuestro homenaje, nuestra gratitud, le pedimos a Jesús,  que le colme de sus bendiciones Jesús fue hijo como nosotros, hoy somos hijos y nos acordamos de aquella mujer que nos engendró en su vientre nos formó en su vientre y nos dio a luz y nos tuvo a la primera en sus manos,  las manos benditas de nuestras madres, como no expresarle nuestra gratitud por esa vida entregada, una vida llena de sacrificios, lo que somos cuesta la vida de nuestras madres, por eso hoy junto a Jesús queremos decirles queridas mamitas !Muchas gracias!,  Y ustedes mamás representan el amor de Dios en cada una de sus familias, ustedes son el alma de sus familias, ustedes son la columna firme sobre la cual se construye la familia, estamos en el Año Misionero de la Familia,  por eso el día de hoy tenemos que resaltar su entrega, su valentía, su perseverancia, su lealtad  con su amor ustedes construyen la familia, por eso nuestro homenaje a todas las mamás,  humildes, sencillas, las que tienen ocupaciones, las que tienen profesión, hoy en esta  pandemia muchas mamás  entregadas al servicio de la salud,  médicos, enfermeras, técnicas,  muchas mamás cuidando nuestras calles vestidas de policías, con el uniforme militar, muchas mamás con la escoba limpiando nuestra ciudad, con su sencillez pero tan importante su papel para conseguirnos una ciudad limpia y ordenada, tantas mamás que acompañan a nuestros hermanos en los centros penitenciarios, mamás que también son agentes penitenciarios, cuidando, protegiendo y acompañando a nuestras hermanas privadas de la libertad por todas y cada una de ellas. En alegría recordar a las mamás vivas queridos hijos el regalo más grande de Dios es que tengas a tu madre a tu lado, en vida dale todo lo que ella necesita,  muchas veces no con cosas materiales, una mirada, un gesto, una palabra, un momento, un abrazo, el día de hoy recuerda las aunque estamos limitados por esta medida del aislamiento, pero una llamada, un mensaje que cada madre sienta el amor de sus hijos, como también nuestra oración por nuestras mamás difuntas las que ya han cumplido su labor en la tierra y se encuentran ahora gozando de la bendición de Dios en la vida eterna,  compartiendo la alegría eterna de Dios, que Dios les colme a todas y cada una de ellas muchas bendiciones, allá en el lugar lejano en el que se encuentran, donde esperan un día volver a encontrarse con sus hijos, que Dios los llene de fortaleza y les dé la sabiduría de su tiempo, que enseñen a sus hijos lo que es la vida.

 

Estamos en tiempos difíciles,  en tiempos de pandemia y sufriendo las consecuencias de esta pandemia,  ahí están las madres, al frente buscando cada día cuidar, proteger, y sostener la vida de sus hijos y de su familia, yo recuerdo con mucho cariño cuando visité en alguna oportunidad en el Vaticano al Papa Francisco le lleve los saludos de mi madre,  que todos los días rezaba el Rosario por la salud del Santo Padre, y le dije: Santo Padre, mi mamá reza todos los días por usted, y el Papa, recuerdo que me dijo estas palabras: "la oración de una madre, es poderosa", queridas mamás, ustedes tienen en sus manos y en su corazón, un arma muy poderosa, la oración de una madre que tiene poder, como la oración de María frente a su hijo, oren por sus hijos, por su familia, por nuestra Iglesia, por nuestra sociedad, oren todas las mamás para que esta problemática de este virus se aleje y desaparezca, queridas mamás ustedes son poderosas con su oración, que Dios las escuche y nos confiamos a la oración de cada una de ustedes, que pasen un día muy bonito, muy feliz, entregado con mucha esperanza y mucha confianza en Dios.

 

La Palabra de Dios también hoy día quiere confortarnos, porque nos ha presentado a Jesucristo resucitado, como nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida, hermanos y hermanas estamos en la Iglesia, somos miembros del pueblo de Dios, somos miembros del cuerpo de Cristo, por lo tanto estas palabras de camino, verdad y vida,  nos definen Quién es Jesús resucitado para nosotros y tenemos que sentirnos seguros, la sociedad de hoy nos presenta caminos equivocados, ten cuidado por dónde estás caminando, si ese camino, te lleva al sufrimiento, al dolor y a la desgracia estás equivocado de camino, hoy Jesús te dice: "yo soy el camino" y Él nos muestra el camino seguro para ser felices,  el camino de Dios, por eso nos ha dejado su presencia, sus mandamientos, sus orientaciones, su vida entregada en los sacramentos, en la Eucaristía este es el camino que Jesús nos ofrece, y tenemos que seguir su camino, Él sabe muy bien a dónde nos lleva,  y sabe muy bien por dónde nos lleva, confiemos en Jesús y si nos hemos equivocado de camino tenemos la oportunidad  devolver porque Él siempre nos acogerá con sus brazos misericordiosos, frente a tantas mentiras que escuchamos hoy, tantos engaños que nos quieren llevar por caminos  sin Dios, Jesús nos ofrece el camino de la verdad, "yo soy la verdad", y Jesús nos revela en su Palabra la verdad sobre Dios,  la verdad sobre el hombre, la verdad sobre la Iglesia, por eso tenemos que sentirnos seguros porque en Jesús no hay mentira, no hay engaño, hay sinceridad, transparencia y Jesús nos muestra este camino y esta verdad para ser felices, la "verdad los hará libres", dijo Jesús es la verdad será la que rompa las cadenas de la mentira en nuestra vida.

 

Por último somos testigos de tantas formas de violencia que van llevando a la sociedad a un enfrentamiento y a un camino de muerte, Jesús nos ofrece la vida, "yo soy la vida",  su vida la entregó en la cruz y nos la devolvió con la resurrección y nosotros vivimos de la vida de Dios, esta vida que se transmite a través de su Palabra a través de cada Sacramento, yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia si encontramos muerte sufrimiento y dolor no es porque Jesús lo quiere son la consecuencia de nuestros pecados y de nuestras malas inclinaciones apartandonos de Dios, por eso hoy Jesús te dice: " yo soy la vida, vive de esta vida que te doy y serás feliz", camino, verdad y vida, esto es lo que nos ofrece Jesús resucitado, nos encamina, ya pronto vamos a celebrar su ascensión al cielo y nos está preparando a dónde tenemos que ir, Jesús nos lleva en camino seguro, allá donde Él está con su Padre, unido con el Espíritu Santo y una vida eterna.

 

Seguimos orando en estos días por todos los difuntos víctimas de esta pandemia, por todas sus familias, por todos nuestros hermanos, hoy tenemos hermanos en Cusco que están en UCI luchando por su vida, hay hermanos que  que están internados en los hospitales, hermanos que siguen su tratamiento en su familia, estamos aumentando y creciendo lamentablemente como lo ha dicho el director de DIRESA hemos entrado a la fase 3 del contagio comunitario, cuidémonos, seamos responsables, no dejemos que esta enfermedad llegué a tu casa, evitemos ser transmisores de este virus, por por eso nos está dando el señor Presidente dos semanas más pero lo está dejando a nuestra responsabilidad, si está creciendo el número de infectados en Cusco, es por la irresponsabilidad que no nos damos cuenta,  pensemos que somos una familia,  cuidemos a nuestra familia cuidemonos todos, sigamos orando por todos nuestros hermanos profesionales de la salud, por las fuerzas policiales, militares, los penitenciarios, por todo el personal  de limpieza, especialmente por las mamás que están dedicadas a todos estos servicios y por cada una de ustedes queridas mamás que tengan un !Feliz Día de la Madre!

Día de la Madre
Tiempo Pascual

Noticias Relacionadas

ARZOBISPO DEL CUSCO: JESÚS CAMINA CON NOSOTROS Y MUCHAS VECES NO LO RECONOCEMOS.
26
Abr
Arquidiócesis
ARZOBISPO DEL CUSCO: JESÚS CAMINA CON NOSOTROS Y MUCHAS VECES NO LO RECONOCEMOS.
MONSEÑOR RICHARD: LA FUERZA DE NUESTRA FE, ES LA ORACIÓN Y LA SOLIDARIDAD VIENE COMO FRUTO DE NUESTRA FE.
19
Abr
Arquidiócesis
MONSEÑOR RICHARD: LA FUERZA DE NUESTRA FE, ES LA ORACIÓN Y LA SOLIDARIDAD VIENE COMO FRUTO DE NUESTRA FE.