+51 084 225211

PALABRAS DEL PASTOR

Palabras del Pastor - Mons. Richard Daniel Alarcón - I domingo del Tiempo de Cuaresma

1 Marzo,2020

PALABRAS DEL PASTOR
Mt (4,1-11)
Muy queridos hermanos y hermanas, hemos recibido la Santa Ceniza este miércoles dando inicio al Tiempo de Cuaresma.

Todos estamos invitados, en este tiempo, a retirarnos con Jesús al desierto por 40 días, y prepararnos para la celebración de la Pascua del Señor, no olvidemos que este Tiempo de Cuaresma lo vamos a vivir en el contexto del Año Misionero de la Familia, el lema es: “Somos Familia Camino de Santidad”, para conseguir el camino de santidad en la familia necesitamos de la conversión, y la Cuaresma es el tiempo propicio para ello.

Hemos escuchado el Evangelio de este domingo y nos presenta a Jesús en el desierto, Él siente las tentaciones del demonio y las vence, este es el modelo para la vida cristiana. Hay 3 armas que usa siempre el demonio para sacar al hombre del camino de Dios, estas son: el poder, el placer y el tener. Jesucristo combate estas tentaciones con 3 frases: “No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de dios”; “No tentarás al Señor, tu Dios”, “Aléjate de mí Satanás”. Estas tres frases que fueron certeras para vencer la tentación del demonio. El poder, el placer y el tener; estarán siempre presentes en la vida de la Iglesia, de cada cristiano y familia, si perdemos el punto de vista, el demonio nos va a atacar con estas armas, debemos estar preparados para enfrentar estas tentaciones, no olvidemos que Jesús nos invita a valorar lo más preciado en tu familia que es el amor, sea entre esposos, padres, hermanos e hijos. Ese amor tiene que mantenerse. La tentación del demonio va orientada a que dejemos la misión y nos dediquemos a otras cosas que finalmente destruyen la familia. Jesús dice “No” a las tentaciones y “Sí” a la vida familiar, al amor de la familia; aleja del corazón de la familia las tentaciones.

También es importante mantener un clima de fraternidad en la familia y no preocuparse únicamente por las cosas materiales que son importantes y necesarias, pero tienen su lugar, que estas no nos lleven a descuidar a la familia, a descuidar el diálogo, la compresión y escucha como miembros de la familia, que se logren superar los problemas. No dejen que la tentación de Satanás lleve a la familia a caer en sus redes, la frase que Jesús dice es: “Aléjate de mí Satanás”, y nosotros debemos decir: “Aléjate de mí familia Satanás, aléjate y no nos lleves a un camino inadecuado”, debemos cumplir cuidadosamente y con mucha fidelidad la misión de una familia cristiana.

Querido hermano y hermana, en estos tiempos difíciles, aprende a afrontar al enemigo de Dios y aprende a confiar en Dios, recuerda que “No solo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”, en esta Cuaresma, coloca una biblia en tu casa o comedor, no sólo te alimentes del alimento físico sino también del espiritual; lee pequeños párrafos en momentos donde estés reunido con tu familia, trata de hacer que la Palabra de Dios ilumine la vida de la familia, el demonio saldrá espantado cuando pronuncies las palabras de Dios, sólo sirvan al Señor Dios y no lo dejemos nunca.

Que el Señor nos ayude a vencer las tentaciones, a recuperar la alegría y la paz en la familia.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco